@  Eloisa Squirru, 2017

Museo

de Arte Moderno

Cuando Rafael Squirru, finalmente, logró la creación del Museo de Arte Moderno y su nombramiento como director por decreto de abril del ‘56, el museo era poco más que una idea: no tenía ni sede ni cuadros.

Como le dijo a André Malraux en su visita de 1959 al preguntar éste si podía visitar la institución, Rafael le respondió parafraseando a Luis XIV, "Le musée c'est moi". 

El museo fantasma, como lo llamaban, se convertiría en el centro nervioso de una gran obra promocional que, bajo la dirección de Squirru, mientras aguardaba un recinto, utilizó con eficacia los parques públicos, las muestras itinerantes y hasta los garages para difundir la obra de los jóvenes creadores de la época.

 

Finalmente, en 1960, pidió y obtuvo el flamante teatro San Martín de la Calle Corrientes como sede del museo y lo inauguró con una muestra de los artistas contemporáneos más importantes del mundo (Pollock, Kline, De Kooning, Tobey, Capogrossi, Le Corbusier, Burri, etc.) junto a los mejores de Argentina, algunos aún totalmente desconocidos.  

Conferencia de RS.

Fototeca MAM
Más información sobre el acervo documental de  la gestión de Rafael Squirru, en el Archivo del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires
1/2